Artículos 29 de Julio del 2016

Un cambio de paradigma

El sector inmobiliario juega un papel determinante en la provisión de servicios derivados del crecimiento de la construcción y de la economía en general.

POR: ÁREA CARIBE

Compartir

La Región Caribe y particularmente Barranquilla han tenido un crecimiento económico que, por supuesto, ha venido acompañado de un crecimiento del sector de la construcción. 

De acuerdo con cifras de Camacol Caribe, este sector pasó de representar un 4% del Producto Interno Bruto –PIB– Departamental en el 2005, a una participación del 8% en el 2014. Este comportamiento, a su vez, ha producido un aumento en los niveles de empleabilidad y por consiguiente de una mayor oferta de bienes y servicios. 

Cuando las ciudades experimentan períodos de fortalecimiento económico, como el que atraviesa la nuestra, se espera que haya un mejoramiento de la calidad de vida de sus habitantes. 

Es natural que haya una evidente mejora en la calidad de los productos disponibles para suplir sus necesidades. Particularmente, el sector inmobiliario juega un papel determinante en la provisión de servicios derivados del crecimiento del sector de la construcción y de la economía en general. Por esto, no sorprende que Barranquilla haya visto un aumento en la oferta de agencias inmobiliarias en los últimos años.  

La necesidad de organizar procesos, optimizar recursos y responder de manera oportuna a los requerimientos de grupos de usuarios, con diversas características (arrendatarios/arrendadores, compradores/vendedores), se convierten en prioridades y retos que no siempre resultan fáciles de enfrentar. 

En este sentido, el diseño de servicios está a la disposición de organizaciones de todo tipo, no solo para brindar una visión distinta del negocio, involucrando y cohesionando las necesidades de usuarios, proveedores, inversionistas y distintos grupos de interés; sino que también para proveer herramientas que permitan optimizar la oferta en forma continua. 

De esta manera, el sector inmobiliario puede encontrar respuestas innovadoras que realmente agregan valor al negocio y que contribuyen a enriquecer la experiencia de los clientes. 

Al trabajar de manera conjunta con todos los grupos de interés se logran identificar puntos críticos que no solo ayudan a solucionar problemas operativos sino que a su vez facilitan los procesos de toma de decisión a nivel estratégico.  

Este es un camino que poco a poco algunas organizaciones en nuestra ciudad están emprendiendo. Cambiar la visión tradicional de un sector de la economía, como el inmobiliario, no es tarea fácil, pero los ejemplos que se encuentran en distintos países demuestran la efectividad de iniciar este tipo de procesos. Lo importante es comprender que siempre habrá nuevas y mejores maneras de agregar valor al negocio y a veces solo basta con un cambio de paradigma. 

Por Marisabella De Castro Abello

Profesora de la Escuela de Arquitectura, Urbanismo y Diseño – Uninorte.